Es importante determinar desde el punto de vista tecnológico los factores que deben considerarse para el desarrollo de una suspensión, (sistemas dispersos heterogéneos constituidos por la dispersión de un sólido en un líquido) estable y homogénea lista para ser encapsulada en cápsula de gelatina blanda: densidad (g/ml), viscosidad (cps), fluidez, tamaño de partícula, no separación de fases, uniformidad de la mezcla.
Una suspensión adecuada, optimiza los procesos productivos, mejora velocidades de máquina, calidad de producto, eficiencia y eficacia del proceso de fabricación, etc.
También es importante el trabajo con activos solubles en medios oleosos, que se disuelven formando una
solución transparente, donde no es necesaria la incorporación de ningún agente coadyuvante. Activos liposolubles se solubilizan en el vehículo lipídicos. Se trata de una solución del activo en un medio oleoso consiguiendo así los siguientes beneficios:
·      Correcta “uniformidad de contenido” en el lote.
·      Absorción más rápida y uniforme del activo,
·      Mejora de la biodisponibilidad del activo y la velocidad de efecto.
Paralelamente al trabajo del activo que contiene la cápsula de gelatina blanda, se ha de trabajar sobre la envolvente de gelatina que envuelve al activo, diferentes formulaciones, diferentes excipientes – agentes plastificantes, que confieran a la envolvente las características físicas adecuadas de la cápsula blanda, así como evitar las reacciones químicas con el contenido que pueden desestabilizar la cápsula una vez fabricada en el tiempo, o bien durante el propio proceso de fabricación.
Una vez controlada esta fase se debe pasar a otro apartado, el de clasificar activos, excipientes o gelatinas;
pero este será un asunto que trataremos en otro momento.

Deja un comentario